Actualidad

¿Bombardear Siria?, por Gary Becker

Por Gary Becker | 9 de septiembre, 2013

  Siria640

Un problema mayor que está dividiendo la opinión de los Estados Unidos y el mundo es si debemos bombardear Siria por el aparente uso de armas químicas por parte del gobierno sirio. Mi respuesta es que no, a pesar de la colosal torpeza del presidente Obama en prometer una retaliación si Siria cruzaba la “línea roja” usando armas químicas.

Digo torpeza por dos razones. El presidente claramente no está entusiasmado con la idea de ordenar un ataque con misiles crucero u otros medios a Siria. Si así fuera, lo habría hecho, pues ha admitido que tiene el poder de hacerlo sin obtener la aprobación del Congreso. Al buscar aprobación antes de actuar, el presidente se muestra reacio a actuar por cuenta propia.

Tampoco sería inteligente involucrarse en la guerra civil en Siria. (Estoy en deuda con las muy informativas discusiones con Guity Nashat Becker). Aunque el gobierno de Assad es claramente autoritario y no ha permitido a la oposición hablar abiertamente, no es más represivo que algunos aliados de Norteamérica, como Arabia Saudita. Más aun, Siria no ha causado muchos problemas en el explosivo Medio Oriente o en ningún otro lugar. Además los rebeldes están divididos entre islamistas sunitas radicales y otros grupos que aparentan ser pro-democracia. Los islamistas parecen estar bien organizados y ser mejores combatientes. Muchos de ellos provienen de distintos países. Una intervención norteamericana incrementarían las posibilidades de que llegaran al poder si el gobierno de Assad cayera.

Por supuesto, las armas químicas son terribles y matan civiles. Pero, sin contar las armas químicas, cien mil o más muertes han ocurrido durante la guerra civil en Siria, muchas de ellas en formas dolorosas y crueles. Aunque las armas químicas son una violación de la ley internacional, Estados Unidos y otros países se inhibieron de actuar cuando Irak las usó en gran escala en su prolongada guerra contra Irán en los años ochenta. Ciertamente, Estados Unidos proveyó de armas a Irak y permanecieron aliados durante toda esa guerra.

Hubo algún apoyo limitado dentro de Estados Unidos a favor de una intervención en Siria del lado de los rebeldes no islamistas, antes del presunto uso de armas químicas por el gobierno Sirio. Sin embargo, nuestras experiencias en Irak y Afganistán deberían advertirnos en contra de hacer esto. Hay una vasta incertidumbre sobre cómo se va a desenvolver esto en el futuro y la “ley de las consecuencias no intencionales” hace extremadamente difícil predecir el eventual desenlace de cualquier intervención en las batallas de otros países, especialmente en una región tan confusa y volátil como el Medio Oriente. Uno a duras penas puede argumentar que la intervención en Afganistán ha sido exitosa, y también es cuestionable si la intervención en Irak ha valido el precio que pagaron los pueblos iraquíes y estadounidenses.

Originalmente apoyé la segunda invasión a Irak como una necesidad para derrocar a un dictador peligroso. Saddam Hussein fue cruel y peligroso pero, en retrospectiva, también fue una figura menor, engrandecida por sí mismo. Más importante, uno debería haber estimado que las consecuencias a largo plazo de una actividad tan desorganizada y destructiva como la guerra serían perturbadoramente inciertas.

Mi conclusión es que, salvo bajo circunstancias extremas, no vale la pena intervenir en las querellas de otros países, incluso cuando el gobierno es antidemocrático y cruel. Las circunstancias extremas serían que los intereses estadounidenses estén severamente amenazados por los resultados o que la masacre de civiles fuese a tan gran escala que las razones humanitarias justificaran una intervención para poner fin a esas muertes.

Ninguno de estos criterios aplica en la guerra civil Siria. Muchas muertes han ocurrido, pero los rebeldes son, presumiblemente, responsables por buena parte de ellas. Incluso, hasta es probable que una victoria de los islamistas no amenace seriamente los intereses norteamericanos. La línea roja del presidente es muy preocupante porque Estados Unidos no quiere parecer un tigre de papel. Obama podría lanzar algunos misiles para combatir esta percepción pero, sobre todo, pienso que sería mejor descartar la acción militar y echarle la culpa de nuestra inacción a un congreso dividido.

***

LEA TAMBIÉN:
¿Cuándo deberíamos intervernir en los asuntos internos de otros países?, por Richard Posner
Todos los artículos sobre el conflicto sirio en Prodavinci.

Gary Becker  es Premio Nobel de economía

Comentarios (2)

Humberto Garzaro
10 de septiembre, 2013

Es increible que un hombre o ser humano, esboze semejantes razones como si estuviese tratando un tema de economia o contabilidad mercantil. Señor si 130.000 seres humanos muertos; De manos de quien los haya matado, no justifica la participacion o la atencion del mundo? Quien entonces es UD. Para publicar semejante razonamiento? tiene UD familia, una madre o algun pariente que duerma con UD? Todo regimen que manifieste semejantes atrocidades contra cualquier raza debe ser castigado militar y juridicamente hasta sus ultimas consecuencias. por gente tan “razonable” como UD. Hoy estamos inundados de locos TERRORISTAS; que se creen mecenas politicos en los pueblos que le son victimas y de las BUROCRATICAS, Pesadas Organizaciones MUNDIALES (ONU, OEA, LIGA ARABE, etc.-) Que se gastan fortunas, buscando soluciones diplomaticas ante la atrocidad y el sin razon de algunos pocos que en pleno siglo XXI. Continuan asesinando sus pueblos con armas, delicuencia, miseria, corrupcion, anafabetismo y hasta ideas politicas utopicas; que no son viables, mas si aun hoy fuesemos pitecantropos. Hasta que algun LIDER MUNDIAL tome su lugar y le muestre al resto de las sociedades que hay una organizacion social, militar o politica; que haga respetar el derecho a la vida en el planeta. Aun arriesgando vidas y recursos, seguiremos a merced de asesinos como el assad que se cree dueño y señor del futuro de su pueblo y de sus ciudadanos, sin nisiquiera merecerlo. Ya que no fue electo por nadie mas, que su egoismo y el interes economico propio y de algunas sociedades ecnomicamente vinculadas a el.

Roger Vilain
11 de septiembre, 2013

El señor Becker tiene el corazón en Plutón y la cabeza en la Luna.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.