Actualidad

Cómo el mal dormir afecta su relación de pareja, por Jeremy Dean

Por Jeremy Dean | 13 de agosto, 2013

El matrimonio es una alianza compuesta por un hombre que no puede dormir con la ventana cerrada y una mujer que no puede dormir con la ventana abierta
George Bernard Shaw

La gente usualmente queda extenuada después de una noche de dormir mal, ¿pero cómo afecta eso a sus relaciones de pareja? Un nuevo estudio arrojó que tan sólo una noche de mal descanso puede ser sorprendentemente nociva para una relación (Gordon & Chen, 2013). En esta investigación, setenta y ocho parejas fueron seguidas por un periodo de dos semanas. Cada día las parejas hacían anotaciones sobre la calidad de su sueño y cualquier discusión que hayan tenido con sus parejas.

Los resultados arrojaron que, incluso para aquellos que suelen dormir bien, sólo con una mala noche surgía un incremento de conflictos en la relación al día siguiente. Estos descubrimientos no fueron afectados por factores tales como que un integrante de la relación fuese el causante del mal sueño, satisfacción general de la relación, depresión, estrés ni ansiedad. Bastaba con que un integrante de la relación tuviese una mala noche para que la relación sufriera al día siguiente.

Los procesos causados por la mala calidad del descanso que malogran la relación son los siguientes:

1. Menor empatía. Mientras peor dormían las parejas, menor era la empatía que mostraban entre sí. Esto funcionaba en ambas direcciones: después de una noche de dormir mal no sólo encontraban dificultades en sopesar las emociones de sus parejas, sino que también había dificultades en que la otra parte leyera sus emociones.

2. Mayor negatividad. Es normal y comprensible que haya sentimientos negativos en alguna etapa de una relación. Sin embargo, cuando se trata de una buena relación, los malos sentimientos deben ser sobrepasados de manera evidente por los sentimientos positivos. Cuando las parejas duermen mal, esta proporción se desequilibra, inclinándose hacia los sentimientos más negativos.

3. Problemas para resolver conflictos. En las ocasiones en las cuales estas parejas que formaron parte del estudio intentaron resolver algún conflicto, las parejas tuvieron más problemas en resolver sus diferencias.

4. Egoísmo. Dormir mal puede inducir más sentimientos egoístas en los miembros de las parejas, quienes se sienten menos dispuestos a apreciar y sentir gratitud hacia el otro.

Es vital atender los trastornos y problemas del sueño lo antes posible, en vista de que la falta de descanso puede dañar tanto las relaciones como la salud. La buena noticia es que también se ha demostrado que mejorar la calidad del sueño puede mejorar la calidad de la relación. Otro estudio ha descubierto que dormir bien inspira mejores relaciones y, cíclicamente, tener una buena relación nutre la calidad del sueño (Hasler et al., 2010). Comenzar a dormir mejor puede hacer que su relación entre en un círculo virtuoso que cosechará beneficios.

***

Pueden leer el texto en Ingés es Spring

Jeremy Dean  es sicólogo y autor y editor del blog Psyblog.

Comentarios (1)

Pedro Velasco Astudillo
13 de agosto, 2013

El problema de las parejas de “roncadores (as)”, que comparten la misma cama, quizás comenzó con “ADAN y EVA” , si alguno de los dos sufría de trastornos congestivos crónicos, de las vías respiratorias altas…y, al acostarse, se le tupía la nariz por lo cual tenía que respirar por la boca, haciendo vibrar el paladar blando y produciendo los “multisonoros” y desagradables ronquidos. Una civilización nórdica encontró solución al complejo problema, poniendo a cada miembro de la pareja, a dormir separados y los suficientemente distanciados, para que: al uno no molestaran los ruidos de los ronquidos, del otro. Cuidando que los”dormitorios! individuales fuesen lo suficientemente anchos, para alojar a la pareja, cuando lo desearan, para sus intimiudades. Parece una buena solución, que no fue bien acogida por los “puritanos” quienes prefirieron seguir compartiendo el mismo lecho, y adoptar el uso del “barbiquejo” para el roncador, y de TAPONES de OÍDOS para su pareja , que le evitara escuchar los ronquidos…Pero tal procedimiento del “sujetador de mandíbula” no fue práctico, pués dificultaba la respiración al sufriente de nariz congestionada …y a su pareja, le molestaban o irritaban los conductos auditivos externos, los tapones se uso reiterado !…Una práctica más “expedita” la trajo la modernidad, en algunas clases sociales ; que construyeron viviendas con las facilidades, de permitir a la pareja dormir en camas individuales amplias, en habitaciones separadas… pero comunicadas ! – Como “tratamiento” posible, para evitar los conflictos de pareja y los divorcios, por causa de mal dormir en los padecientes de RONCADORES, sería interesante ensayar las prácticas señaladas !…Aunque nunca estará demás, tener a la mano en la mesa de noche del roncador crónico, un efectivo DESCONGESTIONANTE NASAL ! * SALUD !!! *

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.