Actualidad

¿Por qué hay escasez de dólares?, por Miguel Ángel Santos

Por Prodavinci | 25 de mayo, 2013

I

Las razones por las que Venezuela está sufriendo escasez de divisas son de naturaleza estructural y coyuntural. No hay una única razón, una solitaria política que debamos cambiar, sino por el contrario, viene a ser una consecuencia de arreglos que hemos adoptado en varios niveles de la administración pública y de un conjunto muy particular de vicios. Para analizar el problema conviene que adoptemos una perspectiva más amplia: ¿Cuáles son las principales fuentes de dólares de las naciones? Las exportaciones (recursos naturales y manufacturas), la inversión extranjera y el endeudamiento externo.

II

Durante los últimos catorce años, nuestras exportaciones no petroleras se han reducido tanto en términos absolutos como relativos. No sólo se trata de que hayan pasado de 31% del total de nuestras exportaciones en 1998 a sólo 4% en el 2012, una consecuencia natural, aritmética, de la fuerte subida en los precios del petróleo. Se trata de que han caído 31% en términos absolutos, pasando de 5.579 a 3.771 millones de dólares en estos catorce años. Nuestra dependencia del petróleo ha crecido de forma exponencial y, en términos de materias primas, la dependencia es absoluta, toda vez que la gran mayoría de esas exportaciones no petroleras vienen a ser hierro, acero y aluminio. Nuestra exportación de manufacturas, ya de por sí débil antes de 1998, ha desaparecido por completo.

III

Los capitales internacionales que han escapado de la recesión y de las bajas tasas de interés de los países desarrollados, han atracado en los puertos de América Latina y llenado las arcas de la mayoría de los nuestros países. En 2012 la inversión extranjera directa en la región alcanzó un récord histórico de 173.361 millones de dólares, siendo Brasil (65.272), Chile (30.323) y Perú (12.249) los grandes receptores. Todos los países registran incrementos en la inversión extranjera, salvo Ecuador, Venezuela y Nicaragua. En nuestro caso hablar de porcentajes puede generar una enorme confusión debido al tamaño de la inversión extranjera directa: Apenas 756 millones de dólares en 2012. Compare esta cantidad con los 11.968 millones de dólares en salidas de capital que reporta el Banco Central de Venezuela. Más aún, en los catorce años que van desde 1999 hasta 2012, de Venezuela se han fugado nada menos que 174.633 millones de dólares de capital privado, 25% del total de nuestras exportaciones petroleras en ese período. Curiosamente, la mayor parte de esa fuga de capitales se ha registrado a partir de la implementación del control de cambio.

IV

Aunque hayamos cercenado las dos fuentes más saludables de generación de divisas (exportación de manufacturas e inversión extranjera), todavía tenemos la suerte de contar con el petróleo. Irónicamente, el gobierno ha escogido promover el socialismo a la vez que procura ahorrarse sus costos políticos a través de un boom de consumo sin precedentes. En los catorce años que van de 1998 a 2012, el consumo promedio por persona en Venezuela ha crecido 55% (3,2% anual), mientras que la producción por habitante crecía sólo 15% (0,9% anual). Esa enorme brecha vino como cortesía de un crecimiento exponencial de nuestras importaciones, que han pasado de 16.755 a 59.339 millones de dólares entre 1998 y 2012. Dentro de ese crecimiento fenomenal de las importaciones, el Estado tiene un rol estelar, toda vez que ha pasado de importar 11% del total en 1998 a nada menos que 46% en 2012.

V

El crecimiento registrado en este período no sólo es el más bajo de la región latinoamericana en catorce años (sólo por encima de Haití), sino que además ha estado centrado en los sectores de la economía que no compiten con importaciones. Los sectores exportadores, manufactura privada, minería, e inclusive petróleo, han visto sus niveles de producción caer sostenidamente en estos catorce años, mientras telecomunicaciones, servicios bancarios, construcción, y la cadena de producción ligada a importaciones (transporte, almacenamiento, seguros y comercio) veían su importancia relativa aumentar dentro de la estructura de la producción nacional. El gobierno ha implementado así una suerte de sustitución masiva de importaciones a la inversa, utilizando la política cambiaria para ahogar gradualmente a sus exportadores y sustituirlos por importaciones. Así, mientras la inflación y los costos a los que están expuestos los productores nacionales crecieron 712% desde la implementación del control de cambio (febrero 2003) hasta abril de 2012, la tasa de cambio oficial se depreció 294%. Nuestra producción se hizo cada vez más caras en el exterior, mientras CADIVI subsidiaba la producción y el consumo de productos extranjeros. Al bolívar, que perdía poder adquisitivo en Venezuela, se le mantuvo en el exterior.

VI

Nuestras exportaciones petroleras no fueron suficientes para financiar semejante boom de consumo. A partir de 2006, en la misma medida en que los precios del petróleo y nuestras exportaciones crecían, nuestra deuda externa se cuadruplicó. En apenas seis años, pasamos de deber 26.598 a deber 105.779 millones de dólares. El gobierno insiste en la práctica dudosa de convertir el PIB de bolívares a dólares a tasa oficial, con lo que nuestra relación de endeudamiento se ubica alrededor de 55%. A otras tasas, de esas a las que se realizan operaciones por ahí todos los días, esa cifra se aproxima a 140%. La verdad probablemente se encuentre en algún punto intermedio. Los mercados internacionales, en reconocimiento de esa situación, han ajustado la prima de riesgo lo que hace de Venezuela hoy en día uno de los mercados emergentes con mayores probabilidades de default.

VII

Durante este período, se alteró el flujo de divisas de la nación, desviándolo no sólo de las arcas sino también de los mecanismos de rendición de cuentas del Banco Central de Venezuela. Se modificó la ley para que PDVSA no tuviera la obligación de vender todos los dólares que obtenía de exportaciones petroleras al Banco Central de Venezuela. Paralelamente se creó la figura de las reservas excedentarias y su correspondiente transferencia a FONDEN. En este período, entre PDVSA y el Banco Central de Venezuela le han transferido al FONDEN 102.500 millones de dólares (prácticamente equivalentes a la totalidad de nuestra deuda externa), sin que hasta la fecha tengamos noticia de qué tipo de gastos se financian desde allí (¿son recurrentes o extraordinarios?), cuánto queda y en qué se ha invertido. Algo similar ocurrió a partir de 2007 con la creación del Fondo Chino, en esencia una cuenta en donde se depositan los proventos de nuestras ventas de petróleo a China, y que administra de forma directa BANDES a su entera discreción.

VIII

En 2012, según el Banco Central de Venezuela, nuestra exportaciones petroleras totalizaron 96.870 millones de dólares. Eso es consistente con un volumen de exportación petrolera de 2.6 millones de barriles por día (MBD), que está muy por encima de lo que reporta tanto la OPEP como los flujos de carga registrados a nivel internacional. Ajustando esos niveles, y tomando en cuenta que existen unos doscientos cincuenta mil barriles de petróleo que van a Petro-Caribe y otros convenios que no cobramos, nuestras verdaderas exportaciones probablemente estuvieron alrededor de 84.700 millones de dólares. Asumiendo que ésta es la única fuente de divisas de la nación, queda completamente exhausta una vez que se restan las importaciones públicas (34.298 millones de dólares), las liquidaciones CADIVI (31.145), las asignaciones al SITME (9.550), y el saldo negativo de nuestra cuenta de capital (8.830, resultado neto de nuevos préstamos, pagos de deuda y salidas de capital privado). Es decir, ya antes de realizar los aportes a FONDEN y los desvíos del Fondo Chino, la cuenta de divisas se ha extinguido.

IX

De acuerdo con estudio solicitado por Jorge Giordani durante el último trimestre de 2012, entre 30%-40% de las importaciones públicas (10.000 – 13.500 millones de dólares) son ficticias. Ese mismo estudio fijaba entre 20-30% el porcentaje del sector privado, ya sea a través de sobreprecios o de franca simulación de importación. Así, Venezuela se ha ido quedando gradualmente sin divisas. Sí, acabamos con la exportación de manufactura y ahuyentamos la inversión extranjera, pero todavía teníamos el petróleo. El problema está en que hemos querido hacer demasiado con él, nos hemos planteado fondear un boom de consumo fenomenal a punta de importaciones de bienes de consumo, y las cuentas no dan para tanto. Adicionalmente, nos hemos endeudado a tasas muy caras para consumir, de manera que no hay ningún flujo de caja futuro, ninguna inversión, capaz de proveer para esos pagos de deuda en el futuro. Nos queda sólo el petróleo. Y el petróleo, créase o no, se le ha ido quedando pequeño a Venezuela.

Prodavinci 

Comentarios (22)

Yoli
25 de mayo, 2013

Y cuál es la solución a esto que puede plantear un gobierno distinto al actual? Porque sabemos que el gobierno actual no tiene idea de qué hacer frente a esta situación, salvo seguir endeudándonos. Cómo salir de este círculo vicioso? Y esas soluciones a qué plazo serán? Cómo mejorar esta situación en el corto plazo?

mXd
25 de mayo, 2013

Y cuales son las posibles soluciones a este poblema ya conocido? cuales son las aproximaciones del gobierno y de la oposicion al problema? Criticar es muy facil hay que proponer tambien…. Liberar el control de cambio? en esta coyuntura generaria seis veces mas inflacion y un estallido social.

Daniel
25 de mayo, 2013

No se trata de una solucion inmediata, tenemos esa mala costumbre de querer respuesta para YA!!…lo de estallido social es un mito, este pueblo con un bozal de arepa se ha calado 14 anos de miseria, no hay papel toilet y no pasa nada, no hay harina y como si nada etc…..Lo que necesitamos es fomentar la produccion nacional, Detener la fuga de divisas de las empresas INVISIBLES de Diosdado Cabello, dejar de regalar los 250,000 barriles diarios de petroleo a petrocaribe, comenzar a cobrarle a esos paises vividores, etc……no hace falta ser un genio de economia para arreglar esto, y repito, por el pueblo no se preocupen, hace tiempo que esta dormido…

luis
25 de mayo, 2013

Por supuesto que hay que quitar el control de cambio, pero eso es un proceso. Nadie en su sano juicio lo podría quitar de sopetón, el país se terminaría de venir abajo, con estallido social incluido (a lo mejor, por como van las cosas, tendremos el estallido con el control, porque los números son tercos y pujan por hacerse ver). Reequilibrar la economía y darle sostenibilidad es, como dije, un proceso, el cual incluye un montón de medidas orientadas a crear las condiciones para eliminar o suavizar controles como el de cambios. En esas medidas hay un intangible determinante, que es generar confianza en la viabilidad y estabilidad económica del país a mediano y largo plazo. Obviamente este gobierno no tiene ninguna posibilidad de hacerlo, a menos que se niegue a sí mismo enteramente. Esto como respuesta corta a mXd.

Paul Esqueda
26 de mayo, 2013

Te felicito Miguel por tu articulo. Es simple y contundente, ideal para que los Chavistas lo puedan leer y al menos comprender el lio que han creado. El unico defecto es que puede ser muy largo para una persona como Maduro

Miguel Angel
26 de mayo, 2013

Vendrá un segundo sobre las diferentes soluciones y la secuencia de implementación a esta situación. Pero valga decir por ahora que el gobierno está entrampado tanto en el tema ideológico, como en los grupos de interés que controlan los diferentes flujos de divisas en los que Chávez fragmentó la factura petrolera. Adicionalmente, hay un tema de credibilidad que es importante, es difícil que los mismos que nos trajeron hasta aquí nos venga a prometer – a nosotros, al mercado, a ellos mismos – que nos van a sacar, y en economía, si no te creen, no funciona

louis gerardo holder
26 de mayo, 2013

Por qué hay quienes confunden diagnosticar con criticar. La pregunta que hay que hacerse es qué han hecho los demás países, en especial los de Latinoamerica, a excepción de Argentina, que todo parece indicar que está recorriendo las mismas sendas que el oficialismo venezolano, para manejar sus economías sin necesidad de control de cambio ?.

mXd
26 de mayo, 2013

Este problema esta mas que diagnosticado hace 25 años, y hasta ya fue pronosticado por Pablo Perez Alfonzo hace mas de 40 años…. Si fuese tan sencillo ya Matos Azocar, Merentes, Giordani o Arturo Sosa lo hubiesen resuelto hace mucho. Recomiendo leer La Trinidad imposible http://es.wikipedia.org/wiki/Trinidad_imposible y del mal Holandes http://es.wikipedia.org/wiki/Mal_holandes para vislumbrar el problema estructural de la politica monetaria venezolana que ya cumple 30 años en el ciclo de sobrevaluacion-devaluacion inflacion bajo gobiernos variopintos

Carlos
26 de mayo, 2013

Miguel, felicitaciones por poner en una cáscara de nuez un tema tan complicado. Esperaré con ansias la segunda parte “Soluciones”. Yo particularmente creo que existen varias, pero como dices al final, el Gobierno está entrampado en un tema ideológico. Aqui va una: si el Gobierno puede “subastar” dólares a través del SICAD, por qué no podrían los privados hacer lo mismo legalmente? Si a los pocos privados que tienen dólares les dieran la oportunidad de subastarlos legalmente en el Sicad, podría bajar la presión sobre Cadivi y el mismísimo Sicad, al no ser PDVSA el único oferente. Quisiera preguntar si existe algún impedimento legal (que no pueda ser modificado por decreto) sobre esta vía.

R. Vivas
27 de mayo, 2013

Excelente articulo por lo claro, conciso y bien armado . Hay tres ideas para paliar en parte la situacion: 1.- no mas ventas de petroleo en condiciones distintas a las normales de mercado . 2.- Contratar un ente tecnico independiente del primer mundo para hacer monitoreo y fiscalizacion del costo real de las compras hechas con divisas ex cadivi o por entes gubernamentales ( para que no sigan las sobrefacturaciones del 30% ni las compras simuladas) . Politica de subsidios transparente y con unas normas que racionalicen su utlizacion. (e.g. no mas del 20% del costo de produccion o adquisicion) . hay muchas otras , pero estas son las mas evidentes.

carlos cruz
28 de mayo, 2013

from new york…uno de mis alunnos me lo explico….si yo tengo una familia que tengo que proveerles todo lo necesario para vivir, al mismom tiempo cada mes le mando regalitos a mis sobrinos, primos tios hermanos abuelitos etc, y como mi sueldo no me alcansa, y quiero tenerlos a ellos de mi lado, pues simplemente pido prestado para mantener esa imagen de buen tio……y ademas soy un buen chofer pero no se nada de economia ni como cuadrar un libro, y unos familiares mios que viven cerca me aconsejan que siga prestando y que me invente algo para distraer a los familiares y tambien al que le debo…entendio techer….att carlos..frofesor de mecanica automotriz

mXd
28 de mayo, 2013

El comentario de Carlos aparte de ilustrar su racismo clasista y su mala ortografia nos pone en evidencia algo muy cierto….. La deuda externa de Estados Unidos es de mas del 100% de su PIB, la del Reino Unido de mas del 300%, Alemania roza el 200%, China el 4%, Venezuela el 50%, Holanda el 60% y Nueva Zelanda el 10% . Estos datos ilustran facilmente quienes son los tios quebrados que no les alcanza el sueldo

VMRO
28 de mayo, 2013

Este artículo explica desde el punto de vista de Santos, el tema de la divisas en Venezuela.

Observo que deja por fuera al sector privado y lo coloca en indefección y no protagonista de la guerra económica, en la cuál, el botín són las divisas del producto estratégico de Venezuela.

Propongo que se estimulen los foros de discusión, sobre los temas que Santos, no toca en este artículo. Reconoce que el Sector Productivo ha desmantelado el equipo industrial y que reexportaron mas de 100 mil millones de dólares, lo justifica y no hace la reflexión al daño patrimonial a Venezuela.

Neoliberalismo?, Capitalismo? Colonialismo? ortodoxia económica?, Como guste llamarse esta doctrina que defiende Santos. La Revolución Bolivariana, debe tener en claro que es a esto que que se enfrenta, la propuesta del modelo socialista. Al escenario de una economía desvastada por la fuga de los capitales y después pasan por victimas de la misma explosión que provocan.

Que propone al final Santos, la restauración del capitalismo slavaje en Venezuela? Le participo Santos, que soy empresario privado y no comparto sus conclusiones, le falta profundidad y lo superficial, es a propósito, porque estoy seguro que conoce el fondo, pero le es más cómodo enviar mensajes de desaliento y justificar la reversa en el proceso bolivariano.

VMRO

OMAR OTERO
28 de mayo, 2013

Este artículo titulado Por qué hay escasez de dólares está muy bien, y se aprecia que su autor cuenta con datos estadísticos serios; pero su autor se quedó corto en su exposición, porque no incluyó en ese artículo un tema ineludible e inocultable cuando se habla de Dólares en Venezuela; ese tema es el Fabuloso Mundo del Dólar negro, que al parecer para mayo de 2013 anda por los 30 mil bolívares de los viejos. Hablar de dólar en Venezuela y no incluir en ese tema al especulativo mundo del dólar negro o paralelo, es simplemente parecido a como irse a bañar a la playa de noche.

El Jota
2 de junio, 2013

Sí hay una única razón, una solitaria política que debamos cambiar, la función del Banco Central, que no debe de ser comprar, ni mucho menos vender dólares. El BCV se tiene que dedicar a mantener la liquidez monetaria en bolívares fija y más nada. Dólares en el mundo es lo que sobra.

Jose Manuel Gonzalez
4 de junio, 2013

a ver, un sin numero de planes no han logrado controlar la cosa. El planteamiento de lo que sucede dentro de las muchas cosas existen cuatro en particular: 1) El venezolano fue invadido por una corriente mental de consumismo descontrolado y ansioso 2) La productividad del pais se abandono, por lo menos deberiamos producir lo que nos comemos 3)El exceso de dinero en manos de la gente se ha direccionado al consumo, corrupcion 4)Nos hemos vuelto esclavos del trabajo porque en la medida que los precios aumentan eso se traduce por consecuencia en tener que trabajar mucho mas para adquirir lo mismo que antes, asi nos hemos vuelto muy egocentricos y egoistas aun sin quererlo. La Solucion esta muy facil de verdad y con toda seriedad 1. Que el hombre y la mujer se vuelvan a Dios 2. Producir nuestra comida 3. Depurar nuestra mente de los habitos de consumo ansiosos y evitar la publicidad hasta saber manejarla, en contraste leer mas investigar mas realizar actividades comunitarias y deportivas 4. Dar mas, mirar un poco hacia fuera y ver que hay personas en condiciones mas duras y difiles que la nuestra, tenderles la mano 5. La parte de nuestro dinero que logremos salvar producto de la reduccion del consumo ansioso destinarla al ahorro.

soulfly
5 de junio, 2013

Es un buen articulo, pero es cierto que hay temas que no se han tocado y que no se pueden ocultar, como lo son: el mercado paralelo y la corrupción que termina dejando muchos de esos dolares en cuentas en el extranjero, enriqueciendo a unos pocos mientras la mayoria sufre las consecuencias y es muy cierto, este es el gobierno de las contradicciones porque se dice anti capitalista y lo que ha hecho es crear una economia donde sobresale el consumo excesivo, pero la realidad es que el petroleo no puede sostener al pais por mucho tiempo!

Frank
6 de junio, 2013

En verdad no entiendo porque las personas de manera inmediata dan apoyo a cualquier comentario sin dar tiempo al análisis

AFRY
6 de junio, 2013

Excelente tu presentacion,pero si no me equivoco hace dos años en una charla en donde participaste en un reconocido colegio de la capital Carabobeña, se dijo que muchos de estas puntos tan importantes de la economia venezolana podrian sucedernos,efectivamente sucedio, estos que se denominan revolucionarios sacaron dolares hasta mas no poder.Podemos hacernos muchas preguntas como por ejemplo si esto se sabia por que paso es muy facil la respuesta si tu tienes una cuenta bancaria donde lo unico que haces es sacar, sacar y no retornas nada estas en banca rota .Se han robado todo, los de la cuarta se quedaron en pañales,los Venezolanos fueron totalmente engañados vamos a pagar todos por culpa de personas sin escrupulos y sin moral.

J. Martín
14 de julio, 2013

Excelente Artículo Miguel Ángel.

A los que hablan de cambiar hábitos de consumo, referidos a la alimentación, salud, educación y servicios… será comer menos y mo limpiarse el trasero, depender de la salud del Pérez Carreño y esperar lentamente la hora final sin atención, perder el año en la universidad pública que el gobierno no quiere pagar, y no reponer la lavadora o el televisor que se quemaron en el último corte “programado” de luz… A veces pareciera que la gente que opina en estos lares NO VIVIERA EN VENEZUELA.

Para los que seguimos aquí… NO HAY DÓLARES… y REGALADO SE ACABO.

De nuevo, excelente artículo. Gracias

Ruben Arnaldo
31 de mayo, 2014

La explicación, del Dr. Santos, son espectaculares. Dice lo que todos conocemos o sospechamos, pero de una manera muy sencilla y muy didactica, facil de entender. Mi opinión es que con éste gobierno, no hay salida, la economía estará cada día peor. Aún despues que se vayan vamos a pasar por lo menos 10 años, para logar los niveles solo de 1998. Es decir con este gobierno, Venezuela despredició 30 años de desarrollo, toda una generación. No hay salida a corto palzo.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.