Actualidad

Iósif Stalin: el bolchevique que se robó a Lenin // Culto a la personalidad #EspecialesProdavinci

Por Equipo de Investigación Prodavinci | 1 de abril, 2013

640stalinlenin

Todo comienza con la muerte del Líder. La muerte de Vladimir Illich Lenin le sobrevino a la revolución bolchevique antes de lo que esperaba el buró político del Partido. El estrés bélico y un atentado que le dejó una bala alojada en el cuello, muy cerca de la columna, lo condujo a su primer infarto en 1922. Su enfermedad lo obligó a abandonar las labores del gobierno y, aunque volvió por algunos días a ejercer, una recaída y el segundo infarto lo obligaron a abandonar la vida política pública. Siempre se dijo que mejoraba, pero un tercer infarto desmintió algunos comunicados oficiales y dejó a Lenin en cama e incapacitado para hablar.

En mayo de 1923 Lenin es trasladado a Gorki, donde murió en enero de 1924. El primer topónimo que celebró el nombre de Lenin fue precisamente Gorki, que tras la muerte del líder fue renombrado como Gorki Leninskiye. Luego vino la idea de Leningrado, el nombre dado a San Petersburgo tras las gestiones de Stalin.

Todo se perfilaba claramente. Las corrientes posibles a la continuidad del pensamiento y la obra de Lenin las definían dos personajes complejos y prácticamente antagónicos: León Trotski y Iósif Stalin. El primero se dedicó a investigar intrigas políticas que incluían el posible asesinato de Lenin a manos de cómplices de Stalin, pero el segundo se encargó de construir su salvoconducto simbólico: el culto a Lenin.

El testamento y el heredero. El culto a Lenin, estimulado por Stalin, fue casi una transacción simbólica, un paso previo para un fin mayor claramente identificado. Sin embargo, la difusión de una serie de papeles firmados por Lenin cerca de la muerte puso en tela de juicio la continuidad del poder. El más importante fue el titulado Testamento de Lenin, sobre todo por las críticas explícitas hechas a Stalin y Trotski, que ponían en evidencia la preocupación de Lenin por no haber dejado un relevo eficaz y capaz de seguir con su tarea.

Iósif Stalin apenas alcanzaba los dos años como Secretario General del Partido Comunista, pero Lenin se refería a él como “alguien con una autoridad sin límites concentrada en sus manos, que no creo sean capaces de utilizarla con la debida prudencia”. Pero para Trotski no tenía halagos: “es posible que sea uno de los más capaces del Comité Central de hoy, pero su soberbia y su obsesión por los asuntos administrativos son un problema”.

Los funerales sirvieron como una mampara bastante efectiva para ocultar la crisis de liderazgo en las filas del partido. La maniobra la completó el anuncio de la construcción de un mausoleo en la Plaza Roja de Moscú. Todo esto se amparó en una insistente campaña propagandística que incluso revivió los discursos de Zinóviev sobre Lenin mientras estaba vivo. Decenas de políticos empezaron a incluirse en episodios históricos sólo por figurar cerca de la imagen de Lenin, que cada vez lucía más mística y menos terrenal.

Cumpleaños feliz. Uno de los episodios biográficos que se utiliza para marcar el inicio de la transición del culto a Lenin hacia el culto que Iósif Stalin se construyó para sí mismo es la celebración de su cumpleaños número 50, en 1929. Toda la prensa soviética se deshizo en elogios y figuras coordinadas desde el poder central. Incluso, el armenio Anastás Mikoyan tuvo la labor de asegurar que las masas ya reclamaban el inicio del trabajo en una biografía que pudiese llegar a las manos de cada camarada y el proyecto empezó sin obstáculos.

Walter Laqueur, en su libro Stalin. La estrategia del terror, advierte que “si no existe tinta suficiente para transcribir la calidad y la amplitud de la adulación, ¿cómo hacer justicia a la celebración del sexagésimo aniversario, en 1939? Y los que creyeron que el culto no podía llegar más lejos, ni sobrepasar el nivel de 1939, tuvieron que modificar su juicio cuando presenciaron el septuagésimo aniversario de Stalin, en 1949”.

640stalinb

Foto que testimonia el cumpleaños número 50 de Iósif Stalin. Aparecen, con una estatua de Lenin al fondo, Sergo Ordzhonikidze, Kliment Voroshilov, Valerián Kuibyshev, Iósif Stalin, Mijaíl Kalinin, Lázar Kaganovich y Sergéi Kirov.

Quienes le hicieron oposición a este temprano Stalin usaron como argumento en su contra el contraste que representaba tanta alabanza comparado con el cumpleaños de Lenin celebrado en 1920, que el propio Laqueur describe como “una reunión de viejos camaradas en Moscú, con discursos a cargo de Trotski, Zinóviev y Kámenev, que desembocaron en un librito de menos de cien páginas. Lenin se retiró temprano de la reunión, pues la creía innecesaria y embarazosa”.

A pesar de que un partido marxista como era el de los comunistas soviéticos se debía a las masas y no a personalidades individuales, a algunos les pareció que era mejor recordar a Lenin frente a los excesos del sustituto. La gente de Stalin vio en esto una oportunidad. Como dice Laqueur en el libro ya citado que “probablemente creían que el pueblo ruso necesitaba un individuo, no una abstracción (el partido) ni un muerto (Lenin) que lo inspirase”. Llegaron a la mejor excusa que tuvo Stalin para convertirse en símbolo: la necesidad de revisar y actualizar la historia de Rusia… y conseguirse un mejor lugar en ella.

Bolchevique best-seller. El importante periódico Revolución Proletaria publicó una carta de Iósif Stalin determinante para la concepción del nuevo objeto de culto. Era a propósito de una discusión entre intelectuales sobre la interpretación de un texto de Lenin. No tenía mayor importancia práctica, pero el fin estaba claro: la idea era que Stalin hablara y pusiera fin a la discusión. Un evento que tenía captada la atención del pueblo ilustrado era zanjado por Stalin, sumándole a su condición de Secretario General y Jefe de Estado la estatura de autoridad ideológica.

Ya en 1934, en el denominado “Congreso de los Vencedores” que en realidad fue el XVII Congreso del Partido, Sergéi Kírev había prácticamente esculpido un retrato épico de Stalin como “el líder más grande de todos los tiempos” o “un jefe para todas las naciones”. Muchos biógrafos tienen en este congreso el hito histórico del aplauso irrefrenable, el inicio de los discursos prolongados y la necesidad de Stalin por opinar sobre todos los temas, desde educación hasta economía, desde literatura hasta física, desde deportes hasta legislación. Su táctica fue eficaz: empezó a ser más que un hombre, más que un revolucionario, era una especie de gigante que debía saber de todo pues iba a mandar en todo. Se llegó a tal punto que la constitución de 1936 fue llamada “Constitución de Stalin”, aunque en ella habían participado firmas tan disímiles al líder como las de Karl Radek y Nikolái Bujarin.

Pero éste no era el último requisito para poder dejar atrás el culto a Lenin: le tocaba a la Historia.

En paralelo a estas estratagemas de legitimación ideológica, el buró político ordenó la “reescritura actualizada” de la historia del Partido Comunista. Dicha actualización consistía en dos cosas: borrar las equivocaciones de “El Padrecito”, aminorar el papel de León Trotski en la Revolución de Octubre y mostrar como esencial el papel jugado por Stalin en 1917. Al menos es lo que diferencia las primeras publicaciones sobre el PCUS del Breve curso publicado en 1938 por el genio de Stalin. El culto al fin tuvo su escritura sagrada.

Con tantas líneas memorizadas por todos los soviéticos de orden, la URSS se llenó de los retratos de Stalin, las estatuas de Stalin, los pueblos y ciudades rebautizados en honor a Stalin. El ídolo viendo su homenaje en vida. El culto ocultando las hambrunas las crisis y los asesinatos, alejándolo de la imagen inmaculada del hombre bueno del bigote y mudándolo al resto del gobierno. A finales de los años treinta la etiqueta “estaliniano” no sólo estaba unida a la política como sucedía con “leninista”, sino con la propia constitución de las personas que se hacían llamar muchos soviéticos. El término “estaliniano” pasó a sustituir a “bolchevique”, “comunista” y “soviético”. Los más fervientes leninistas se vieron obligados a fomentar pequeños altares los “Rincones de Lenin” en los salones de clase de las escuelas.

El evento que para muchos determina la conquista del culto a su imagen fue el XVIII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, justo en 1939, año del cumpleaños 60 de “El Padrecito”. Andréi Zhdanov dijo en voz alta: “¡Iósif Stalin es un genio! Es el cerebro y el corazón del partido bolchevique, de todo el pueblo soviético y de todos los seres humanos progresistas”.

640cstalin

Esta visión internacional de su figura ponía a Stalin por encima del bien y del mal. Quizás por eso su imagen no se vio afectada entonces cuando al año siguiente, en México, León Trotski era asesinado por sus órdenes. La evidencia está en que una década después, en 1949, ya se habían publicado 539 millones de ejemplares de la obra de Stalin. De esos, 36 millones eran del Breve curso. Para esto resultó vital su participación como uno de los líderes más visibles detrás de la victoria en la Segunda Guerra Mundial y toda una industria propagandística que supo aprovechar mediática y simbólicamente esta condición.

En plena mitad del siglo XX, Lenin había desaparecido del discurso oficial y épico, convirtiéndose en referencia historiográfica, en efeméride o en excusa, según fuera conveniente. Todo antes de Stalin se convirtió en un mausoleo. El heredero se había robado el culto para sí.

Y lo mantuvo atesorado para sí hasta que, tras las todavía controversiales circunstancias de su muerte, su cadáver fue embalsamado y expuesto en el mausoleo junto a Lenin. Esto duró hasta que Nikita Jruschov denunciara el “Culto a la personalidad”, dando comienzo al período soviético conocido como desestalinización.

***

143KimIlSung

Lea también: Kim Il Sung: El Presidente Eterno

***

Equipo de Investigación Prodavinci 

Comentarios (1)

León Mejía Ortiz
2 de diciembre, 2015

Sr. Leonardo Padura: A punto de concluir la lectura del “Hombre que amaba a los perros”, estoy impresionado por el fiel reflejo histórico que ha logrado retratar. Resulta doloroso saber que el responsable de la caída de la Utopía, fue precisamente, el “Padrecito Stalin”; de la mentira, del engaño…de una supuesta “dictadura del proletariado”…Del asesinato vil y despiadado de una gesta idealista que acompañó a Lenin…de la persecución “sádica” a León Trotsky y a su familia…Sr. Padura, gracias por reivindicar una Figura Histórica y por retratar el fanatismo, encarnado en Ramón Mercader del Río, acompañado de una suprema compasión, por este criminal… Además subyace en su magistral obra, un somero análisis, sobre la vida en Cuba y logra hacerme comprender el porqué del rotundo fracaso…la demagogia, el cerco, la cerrazón política, la cancelación de oportunidades, la desvergüenza de una gerontocracia anquilosada…En Cuba también se “planificó” una nueva traición y el fracaso del más grande ideal del Siglo XX. Le reitero mi admiración y profundo respeto.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.