Actualidad

Magallanes Campeón, por Francisco Suniaga

Por Francisco Suniaga | 31 de enero, 2013
magallanes640

Crédito: Edixon Gámez – www.liderendeportes.com

Soy magallanero por una razón muy común en el mundo del beisbol: el hijo que sigue al padre en su más grande afición. El mío jamás me pidió que lo siguiera –hubiera sido una gran irresponsabilidad de su parte iniciar a alguien en una tradición donde la tragedia ha sido cultura–, pero no haberlo seguido, siendo tanto su fervor por la divisa turca, habría sido desde mi punto de vista una traición filial –la verdad me sentía feliz acompañando a mi padre en esa montaña rusa de emociones– . Paralelamente, al calor de la Serie Mundial de los Gigantes de San Francisco, los de Willie Mays, contra los Yankees de Nueva York en 1962, me inició en la feligresía que abomina al equipo que Babe Ruth construyera. Perder en beisbol, gracias a esa lealtad con el viejo, devino para mí en una cuestión de método, como diría el novelista Santiago Gamboa.

Como cualquier otro fanático, mi relación con el Magallanes es extraña: me hice fanático cuando todavía el equipo no existía (se llamaba Oriente). También es una relación personal: Las barbaridades que consuetudinariamente el equipo hace en el terreno de juego, siento que me las hace a mí. La peor de esas barbaridades –lamentablemente en aquellos años no había LOPNA, de lo contrario sería titular de una reclamación pecuniaria a sus propietarios por profundo daño emocional a un menor– fue la de hacerme transitar por la infancia sin conocer la alegría de ganar un campeonato. Me correspondió vivir esa sequía que fue desde 1954, año de mi nacimiento, hasta 1970 sin ganar nada (por eso nadie comprende mejor a los fanáticos de La Guaira que un magallanero).  Extraña sensación esa de perder seguido que, como dijera Andrés Eloy Blanco, lo acostumbra a uno a recibir la derrota con un comentario amable (aunque no fueran amables en absoluto los choteos de los niños fanáticos de otras divisas).

Estábamos en que el Magallanes ni siquiera era Magallanes cuando me hice fanático. Se llamaba Oriente, e incluso Orientales, y tenía el mismo desastroso desempeño. Camaleón era nuestro héroe y hacía unas cosas increíbles (menos correr), pero nada podía en medio de tanto jugador maleta y tanta mala gerencia.

Magallanes vuelve, con la misma tradición perdedora, en 1964, razón por la que al final no sólo fue desplazado geográficamente de Caracas, sino que además se le rebajó en importancia cuando se creó aquella figura de “los rivales modernos del beisbol”: Caracas y La Guaira. Así las cosas, siendo niño, por seguir al Magallanes, ni siquiera era moderno, era viejo como mi equipo.

El triunfo de 1970, que incluyó el primero para Venezuela en la Serie del Caribe y la canción de Billo, fue una justa recompensa para aquella espera de toda la vida y, aunque ya no era un niño, la disfrute enormemente. Como se disfrutan las cosas que no se sabe cuándo han de volver.

En esa misma década de los setenta, en 1976 y 1979, fuimos nuevamente campeones locales,  campeones del Caribe y Billo nos dedicó otra canción. Una ración de gloria para recibir a lo que podríamos denominar la década perdida, los años ochenta, cuando nos fuimos en blanco y Caracas nos diera un humillante zapatero que todavía los fanáticos leones esgrimen como trofeo. Por fortuna vinieron los noventa, con unos grandes equipos y, desde 1993, vale decir en los últimos veinte años, hemos ganado cinco campeonatos (por cierto, los Leones han ganado tres) que hemos disfrutado con nuestra natural decencia y humildad.

Este triunfo de 2012-2013 se hizo esperar y en muchas ocasiones pensé en los niños magallaneros con tristeza, no fuera a pasarles como a los niños magallaneros de los sesenta. Pero me consolaba saber que en el forjamiento de un fanático turco, lidiar emocionalmente con la derrota forma parte importante y obligatoria del pensum. Sería incluso interesante hacer un estudio al respecto, un cruce estadístico entre entereza de carácter, estabilidad emocional y fanatismo magallanero. Estoy seguro que debe existir una relación directa de proporcionalidad: mientras más magallanero, mayor entereza de carácter, mayor estabilidad emocional y mayor capacidad para manejar situaciones adversas. De hecho, no sería de extrañar que ya exista, y que headhunters como Korn/Ferry Venezuela opten por profesionales magallaneros a la hora de hacer sus contrataciones. Hay que aceptar que Magallanes es mucho más que un equipo de beisbol y el magallanero es una tipología psicológica.

Este campeonato es muy bienvenido entre otras razones porque no lo esperaba. Fui tres veces al estadio invitado por un amigo con abono y en las tres ocasiones perdimos (por supuesto que mi amigo juró que nunca más me invitaba). Problematizado como siempre, Magallanes cambió a Carlos García por Luis Sojo, que no tiene el ADN magallanero. Cuando encendía el televisor para ver los juegos del Magallanes y aparecía Sojo –con esa cara de que habíamos perdido, estábamos perdiendo o íbamos a perder– había que echar mano de toda esa entereza de la que les hablé para no apagar el aparato y anotarle al equipo una nueva derrota, sin siquiera ver el score. Pero eran falsas percepciones. Con todos los altibajos –Magallanes ha sido siempre una montaña rusa emocional, y a veces hasta una ruleta– el equipo ganó la ronda eliminatoria, el round robin y la final.

Ganamos la final en un último juego que fue fiel a nuestra historia de sobresaltos. Con un cántico importado del fútbol chileno (Vamos, vamos chilenos… por: Vamos magallaneros…) y las impertinencias del locutor interno del José Bernardo Pérez, salimos campeones. Pero cómo sufrimos. Confieso que con la edad he perdido parte de la entereza de carácter y estabilidad emocional que nos caracteriza y de vaina no apagué el televisor en el noveno inning después del jonrón que acercó el score 11 a 9. Esa es una película que ya he visto y no quería verla de nuevo precisamente en el séptimo de la final. Con el resto de entereza que me quedaba vi el último out, ganamos, somos campeones, carajo. Luego me asomé al balcón a ver el espectáculo de Caracas, la ciudad cuna del Magallanes, celebrando. Algún fanático más ordenado, a todo volumen, puso a sonar el clásico de Billo: Y palo, y palo, y palo…. fffffissspssshhhhhh….PUUUUMMMMM.

Nos vemos en la 2013 – 2014, con el mismo fervor y la misma esperanza. No podemos remediarlo, los magallaneros somos así.

Francisco Suniaga 

Comentarios (8)

Estrella Pérez
31 de enero, 2013

Señor Suaniaga: anoche, en pleno juego, desvié por un momento mi atención y me regocijé anticipadamente en su escrito sobre el evento, que publicaría hoy o mañana. Gracias. Magallanera seria, fanática introvertida, disciplinada y responsable, antítesis de las nuevas corrientes de adoradores mediáticos de equipos y divisas -quizá por la brecha generacional-, aplaudo con sobrio entusiasmo el esbozo de su tesis sobre el manejo de la frustación en el infante magallanero. Eso sí, me quedé con las ganas de que hiciera mención del rumor sobre la posible vinculación entre el éxito del equipo y la reciente adquisición del pitcher de la rabo de cochino, por un consorcio cubano…

jesus
31 de enero, 2013

buen post,. pienso lo mismo de todo eso que dices ahi, pero mi caso es particular: mi familia materna es del Cardenales incluyendo mi mama, y mi familia paterna es del Caracas, incluyendo mi padre. Fui el primer magallanero de la familia, y es tanta la devocion que los nuevos vastagos de la familia son magallaneros y bueno, mi infancia fue feliz: naci en los 90, pero luego aprendi eso de la ruleta emocional, si puedes visita mi pagina, quizas hayan articulos que te interesen

Oswaldo
31 de enero, 2013

Es así…no sé si los otros fanáticos son así…pero siento especial empatía por los fanáticos de La Guaira, creo que si mi ADN no fuera Magallanero, seguramente sería de Escualo….Los fanáticos del Magallanes no sufrimos del Corazón, prueba de ello, es que no morimos todos en esa fatídica final frente a Los Tigres…me imagino que es a la “Película” a la que te refieres…O a los pichers tipo Manacho o más recientemente Machí…que perfectamente nos pudieron matar de un infarto a todos…pero nooo…aquí estamos, vivitos y coleando y para despecho de los otros fanáticos, SOMOS CAMPEONES…!!!!!

eduardo castillo
31 de enero, 2013

una cosa que no comparto es que usted menciona las impertinecias del locutor interno se que le fueron mal contadas porque por la television ese locutor no se escucha y usted no toma en cuenta como fueron tratados nuestros fanaticos ,la junta directiva y sobre todo su gran y mi gran equipo y como fueron burlados y mancillados con comentarios y gestos por el locutor del cardenales nosotros nos compartamos en los 2 primeros juegos como lo que somos sin lugar a dudas los mejores fanaticos pero a la hora de hacer respetar la casa demostramos que podemos ser muy pero muy acidos y fue asi como disfrute cada uno de los episodio de ese 6to juego si les gusta dar tienen que saber llevar y esto seguramente hara que la liga y la asociacion de peloteros le ponga un parado pero saldada la deuda el miercoles volvimos a demostrar la calidad de fanaticos que somos y recuerde verdugo no pide clemencia ahhh y a mi tampoco me gusta esa copia mala del grito chileno

Horacio Pietri
1 de febrero, 2013

Amigo Suniaga, la verdad sea dicha, gracias a Dios que el innombrable, no hizo gala de su “boca’e’chivo” y no le salo la temporada al equipo de nuestras preferencias.! Ojala y siga calladito, a ver si nos traen el trofeo de la serie del caribe. En cuanto a Sojo, bueno, tenia mis dudas razonables y despues de todo, el trabajo en equipo logro el exito en la final.

Alfonso Tusa
1 de febrero, 2013

Estimado Francisco: Magnífica atmósfera, mejor prosa, incandescentes anécdotas sobre la cotidianidad de un magallanero tras las películas de suspenso que son cada uno de sus juegos, tenemos toda una biblioteca de capítulos cardíacos y hemos aprendido a gozarlos y sobrellevarlos. Una observación, Magallanes ganó la temporada 1954-55. De acuerdo contigo en que jamás se debe responder a la violencia con más violencia, se convierte la vida en un remolino despiadado.

Francisco Suniaga
3 de febrero, 2013

Muchas gracias a todos los aficionados al beisbol, y al Magallanes, que han leído y comentado esta nota. Sus observaciones han sido debidamente ponderadas y me serán de gran provecho. En octubre, volveremos a navegar a bordo de la nave turca. De nuevo expuestos a las aventuras y peligros que nos depara el mar de la próxima temporada. Amigos magallaneros acumulen todas las energías posibles, que bien saben que ser fanático del equipo turco agota emocional y hasta físicamente. Saludos.

Alexandra Pèrez
29 de enero, 2014

Soy una niña de 11 años de edad soy fanática de magallanes pero a un siendo tan pequeña me siento tan alagada de ser 1 de ellos Soy una magallanera 100% y mi papa también lo es y aunque no tengo ni una beisbolera,ni una gorra del magallanes.No me importa porque sigo siendo magallaneraaaaa 1000000000% y si mi comentario no es nada del otro, pero me gusto hablarles

gracias………

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.