Actualidad

Manhattan, una ciudad hecha de escombros

Por Prodavinci | 19 de febrero, 2012

Artículo publicado en ABC.es. A continuación un extracto:

En nuestro habitual recorrido por lo más jugoso de la blogósfera hoy destacamos la curiosa historia de cómo los escombros a los que los bombardeos nazis redujeron la ciudad de Bristol acabaron convirtiéndose en el suelo de una gran parte de Manhattan.

Según podemos leer en el blog “Rescoldos en la trébede”, esta urbe británica fue una de las más castigadas por la aviación alemana durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Esto se debió a que su puerto era el principal punto de comunicación marítima con los Estados Unidos. En él atracaban la mayor parte de los cargueros norteamericanos que surtían de material armamentístico y productos de primera necesidad al Reino Unido.

En circunstancias habituales, las mercancías que transportan los cargueros funcionan a modo de lastre, necesario para dotar a estos barcos de estabilidad. En un Reino Unido dedicado por completo a la industria bélica, sin ningún tipo de productos que exportar, los mercantes se veían obligados a buscar algo que les sirviese como lastre en su viaje de regreso a Estados Unidos.

La solución a este problema fue emplear los escombros a los que los bombardeos alemanes habían reducido gran parte de los edificios de la ciudad. Una vez que los barcos llegaban al puerto de Nueva York era necesario deshacerse de los cascotes que habían recorrido más de 5.000 kilómetros en las bodegas de los grandes cargueros.

Las autoridades neoyorquinas decidieron emplear todos estos escombros como tierra de saneamiento para la construcción de nuevas zonas residenciales en Manhattan. Así, estos escombros fueron vertidos en la orilla de East River, entre las calles 23 y 34, lo que ahora conforma la Franklin D. Roosevelt Drive.

*******

Lea aquí el artículo completo.

Prodavinci 

Comentarios (1)

Lucho
19 de febrero, 2012

Ya saben, Luftwaffe: Nadie sabe para quién reduce a escombros…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.