Artes

Arte urbano: “Yarn Bombing”

Por Prodavinci | 30 de enero, 2012

Artículo escrito por I. Zamora, publicado en ABC.es. A continuación un extracto:

No tiene una historia tan dilatada como la que pueda portar el grafiti, esa forma de expresión callejera que comenzara a dar sus primeros pasos a principios del S. XX y que logró que las malllamadas pintadas se convirtieran en una forma de arte y de expresión social, pero el «Yarn Bombing» o «bombardeo de hilo» está empezando a pisar con fuerza en el terreno de llamado arte urbano, sustituyendo spray por aguja y pintura por hilo. Y aunque, ciertamente, tejer lleve más tiempo que pintar, los resultados pueden llegar a ser tan espectaculares que la retirada de los conseguidos mantos de hilo con los que varios grupos han adornado el mobiliario urbano llegan a crear verdadera indignación.

En España el «Yarn Bombing» ya ha empezado a hacerse notar. Lo hace cuando en otras zonas, como en EE.UU., Londres u Holanda, cubrir estatuas, árboles o edificios con hilo de colores es ya una de las tendencias más vistosas y con cada vez más seguidores.

Por el momento, la «Mujer con espejo» de Botero, situada en la madrileña Plaza de Colón, amanecía hoy bajo los efectos del «Yarn Bombing», cubierta con una caliente y colorida manta de lana.

La conmovedora y original iniciativa no ha sobrevivido sin embargo a esta mañana, cuando el Ayuntamiento de Madrid ha vuelto a dejar al monumento a la intemperie y le ha quitado la manta. Tal ha sido el impacto que la retirada ha causado, que #freemantita se convertía hoy en Trending Topic en Twitter a modo de protesta por el cese «mañanero» de esta expresión de arte.

«Lana Connection» es el grupo responsable de la acción de esta mañana y una de sus integrantes ha contado a ABC cómo sus miembros se reúnen de vez en cuando para iniciar expresiones de «Yarn Bombing». «Hace dos meses se nos ocurrió hacer alguna clase de acción urbana con lana, como ya se hace en Europa o EE.UU. En España hay grupos, como «La guerrilla del ganchillo», en Barcelona, «Urban Kniting», en Zaragoza, Yarnbombing en La Coruña o Urbang Kniting en Valencia, que llevan años haciendo intervenciones pacíficas y no intrusivas en el mobiliario urbano de las ciudades».

Respetar el mobiliario urbano

Evidentemente es, para quienes lo realizan, una forma de arte que además «reivindica la lana, la presencia de algo bonito y cotidiano para embellecer la ciudad». Como nos explican, se diferencia del grafiti convencional, además de por la evidente distinción entre lana y pintura, en que «no se trata de acciones intrusivas ni agresivas, sino de una forma de expresión amable que guarda una especial relación con los objetos, que los abrazan, los abrigan y los embellecen».

«Para nosotras se trata de obras de arte y, además, nuestras acciones no pretenden manchar ni estropear el mobiliario urbano, ya que son bastante efímeras», nos comenta «Lana Connection», al tiempo que nos recuerdan cómo la manta colocada esta noche en la Plaza de Colón solo ha durado en la calle unas cuatro horas.

Zaragoza, Barcelona, Valencia, La Coruña o Burgos han sido algunas de las ciudades más sonoras a la hora de reivindicar la presencia del «Yarn Bombing». En Burgos, Sandra Casado, miembro de «¿En punto o a y media?», explica que su grupo, formado por unas 20 personas, lleva tejiendo desde 2009. «Nos reunimos para preparar las iniciativas y contactamos también con personas de otras ciudades para intercambiar materiales». El grupo ya prepara su próxima acción de «Yarn Bombing», que será «sorpresa», y de la que informarán a través de su blog: «Tratamos de hacer un tipo de arte urbano y que no dañe nada de lo que ya hay hecho, algo que no se consigue con un grafiti, que estropea o modifica el lugar sobre el que se hace».

*******

Lea aquí el artículo completo.

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.