Artes

Haciendo música con la basura

Una orquesta paraguaya revive clásicos de Beethoven, Vivaldi o Mozart con instrumentos fabricados con materiales sacados de un vertedero. Hasta el momento tienen 700 instrumentos y se han presentado en Gran Bretaña, Italia, Austria, Argentina y Estados Unidos.

Por Prodavinci | 16 de agosto, 2011

Artículo escrito por la periodista Wendy Álvarez, publicado en El País (España). Un extracto a continuación:

¿Se imagina estar frente a un escenario y escuchar las piezas magistrales de Beethoven, Vivaldi o Mozart interpretadas con instrumentos sacados de la basura? Es común escuchar que la música no tiene fronteras, pero también la creatividad es ilimitada. Cuando ambas se fusionan son capaces de hacer realidad lo que parece impensable: transformar los residuos en melodías. Solo bastan viejas latas de aceite, tuberías de agua, cacerolas y manos talentosas para dar vida a la Pequeña serenata nocturna, de Mozart o Las cuatro estaciones, de Vivaldi, con sonidos similares a los de una orquesta.

En Paraguay, eso ya es posible con la Orquesta de Instrumentos Reciclados. Es la agrupación de una treintena de jóvenes de comunidades pobres del país que con violines hechos de viejas cacerolas, madera y tenedores de metal; guitarras fabricadas con latas de aceite desechables; contrabajos confeccionados con madera vieja; y violonchelos con espátulas o cucharas de cocinas interpretan melodías de los grandes clásicos y música folklórica. Frank Sinatra y TheBeatles están también en su repertorio.

(…)

“A un padre se le ocurrió de una vieja cacerola, alambres y madera vieja hacer una réplica de un violín”, recuerda Luis Szarán, director de orquestas de gran trayectoria, compositor e investigador musical. La primera vez que Szarán escuchó la propuesta de fabricar piezas musicales con restos de basura, el también exdirector de la Orquesta musical de la Comunidad de Madrid pensó que “era una broma”. La sorpresa llegó cuando descubrieron que el violín que había fabricado el campesino era capaz de producir con facilidad sonidos similares al de un instrumento profesional. “El profesor de violín de la orquesta estaba muy emocionado. Comenzó a probarlo y efectivamente con esos restos un niño pudo comenzar sus primeras lecciones”, afirma el musicólogo en entrevista telefónica desde Asunción. Hoy este tipo de instrumentos se ha convertido en una alternativa para aquellos jóvenes que comienzan en la música y no tienen posibilidad de comprar uno convencional.

Desde el 2002 Szarán dirige en Paraguay Sonidos de la Tierra, una organización no gubernamental dedicada a la creación de escuelas y talleres de música en comunidades marginales de este país sudamericano. (…) y le emociona ver que “gente que vive en el último estadio de la pobreza, en la miseria han convertido con creatividadla basura en herramienta para cambiar sus propias vidas”. “Nuestro proyecto no busca formar buenos músicos, sino buenos ciudadanos. Tenemos un estudio que confirma de que los jóvenes mejoran hasta un 25% su nivel de rendimiento académico”, asegura.

(…)

*******

Lea el artículo completo aquí.

 

 

Prodavinci 

Comentarios (1)

lilian rosales de canals
17 de agosto, 2011

Estimados Srs. Reciban un cordial saludo en oportunidad de solicitar información de contacto con la Orquesta de Instrumentos reciclados, de la que hacéis nota. Soy periodista de la Revista ARG Express de Cataluña, España y estoy interesada en realizar una entrevista, sin embargo, me ha sido imposible rastrear algún tipo de contacto.

Agradecería la información que pudiesen proporcionarme en este sentido.

Agradecida de antemano, quedo de Uds. Atte.,

Lilian Rosales de Canals

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.