Artes

Antonio López: “El arte da sentido a la vida”

“El arte se ha movido en tres espacios, entre lo que admira, lo que quiere y lo que le inspira curiosidad,” afirma Antonio López

Por Prodavinci | 29 de junio, 2011

El pintor y escultor español Antonio López se reunió con Teresa Sesé para hablar de su obra y el oficio del arte, y afirmó que no pinta lo que ama:

-A estas alturas, ¿cómo vive el hecho de exponer? ¿Como un fastidio? ¿Una oportunidad de ver su obra a través de los ojos de los demás?

Exponer es un trámite que tiene que ver con nuestro trabajo de una manera absoluta, no queda más remedio que aceptarlo. Los artistas no sólo necesitamos de la mirada de los demás, sino también del permiso de los demás, del apoyo de los demás para poder continuar. Y para obtener ese permiso has de mostrar tu trabajo, te guste o no te guste. Son los demás los que te están diciendo “continúa” y proporcionándote económicamente la posibilidad de que lo hagas. Eso es así.

¿Trabajar en la calle es una manera de escapar de la soledad?

Nosotros trabajamos en la soledad toda la vida. Si mi lenguaje fuera otro, no se me ocurriría salir a la calle sólo por estar con los demás, pero me gusta estar con los demás haciendo lo que quiero hacer. Son dos cosas que deseo. A veces te dan la lata, te dan la murga, te dificultan el trabajo, pero forma parte de lo que quieres decir. Yo creo mucho en esa coincidencia de cosas. Entonces, aunque haya molestias, aunque tenga que ir con mi caballete a cuestas o pasar calor, me parece algo estupendo y me sienta muy bien, porque la dosis de soledad vivida desde los 13 años hasta los 75, en mi caso, es suficiente. Ese ir hacia la vida, hacia donde están las cosas de una manera natural, es un deseo y, como todos los amores, tiene sus inconvenientes, claro.

Como espectador, ¿qué busca en el arte?

Me gusta mucho el arte, me apasiona, tal vez por eso sea tan generoso con los demás. El arte da sentido a la vida. El afinamiento en mí como espectador va unido al afinamiento en mí como trabajador del arte. No sé separarlo.

¿Ante un comprador nunca ha pensado: “Este no se merece esta obra”?

Si me la paga, se la merece. Eso es así aunque no lo digas. Así fue para Miguel Ángel y así fue para Velázquez, así se han hecho siempre los trabajos. Lo importante es poder hacerlos. El arte está unido al mundo económico desde siempre. Goya se vino a Madrid, Velázquez se vino a Madrid, Picasso se fue París… Todos nos hemos movido buscando no el dinero, sino el conocimiento y sobre todo la realización de tu propia aventura. Da igual que te paguen unas carabelas para ir a América o que te paguen el trabajo en una pared como a Miguel Ángel o a Rafael. Eso no hay que olvidarlo. El espacio que tienes de libertad, al menos en mi caso, de poder llegar hasta el límite de tus fuerzas, eso no te lo quita nadie. ¿Para quién? Al final, para los seres humanos, para tus contemporáneos. De momento.

¿Pinta lo que ama?

No. El arte se ha movido en tres espacios, entre lo que admira, lo que quiere y lo que le inspira curiosidad. También hay un arte que trabaja sobre lo que aborrece, lo que le permite hacer unas descripciones sumamente sarcásticas del mundo. En mi caso, el motivo principal es aquello que me produce admiración o asombro. No siempre es el amor lo que te lleva al trabajo. El mismo Velázquez no creo que amara al Papa, pero se ve que le movían otras cosas. Está delante de un ser humano y eso ya es bastante, es mucho. No necesita amarlo para ver un abismo verdaderamente lleno de atractivos, de misterio.

************

Entrevista completa aquí

Prodavinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.