- Prodavinci - http://historico.prodavinci.com -

Osos polares, las nuevas estrellas de la farándula ecologista

Los osos polares están demostrando una versatilidad histriónica poco común, protagonizando los más diversos videos relativos al calentamiento global subidos al portal de Youtube en los últimos años. Osos que caen del cielo y se estrellan en el pavimento (Polar Bears Falling From The Sky!), osos que se depilan para soportar el calor (Shocking new evidence of Global Warming!) u osos deprimidos que se suicidan (Global Warming Warning Advert), son solo una pequeña muestra entre decenas de fraudulentos videos producidos por las más diversas organizaciones, desde agencias de publicidad hasta las multinacionales ambientalistas de siempre (Greenpeace, WWF, etc.).

A través de un par preguntas sencillas intentaremos presentar al lector dudas más que razonables sobre el mensaje planteado por las piezas publicitarias mencionadas: ¿El planeta se está calentando por nuestras emisiones? ¿Los osos polares se están extinguiendo?

La discusión sobre el calentamiento global baja la temperatura

Los datos de campo muestran una tendencia al incremento de la temperatura (como tantas otras veces en la historia del planeta), pero cada vez son más los científicos de primer nivel opinan que el calentamiento es de origen natural y que la causa es esencialmente el sol. Cuando el «consenso científico» oficial, que penaliza la duda y la discrepancia, se empezaba a poner reiterativo, no sólo estalló el Climagate, que dejó en evidencia la manipulación de modelos y datos por parte del IPCC(1), sino que cristalizaron una serie de investigaciones publicadas en revistas científicas de primer nivel por algunos de los climatólogos y físicos más prestigiosos del mundo, quienes presentan argumentos difíciles de rebatir respecto al carácter natural del calentamiento. Entre ellos, vale destacar las recientes publicaciones del astrofísico Henrik Svensmark(2), en las que se demuestra la correlación entre la actividad solar y la temperatura en la troposfera, modificando los ciclos de calentamiento y enfriamiento atmosféricos. Tan contundentes han resultado sus conclusiones, que miembros del IPCC han flexibilizado su discurso mencionando que «el efecto Svensmark» tal vez explicaría parcialmente el calentamiento y complementaría el efecto del CO2.

La extinción de los osos polares: el nuevo show de las transnacionales del ecologismo

Se anuncia como una prueba irrefutable del peligro de extinción que viven algunas especies, el que la población de osos polares haya disminuido un 0,3% en la última década. Lo que se omite decir es que la población aumentó un 500 % en los últimos 50 años. Aún el descenso de 0,3% es discutido por expertos que aseguran que mientras la población disminuye en algunas zonas, en otras aumenta .

Tampoco se dice que la causa de esta disminución no tiene nada que ver con el calentamiento global, que en realidad, los osos mueren a balazos porque una piel puede comercializarse en U$ 20.000, lo que hace que cada año mueran cientos de osos por los rifles de cazadores furtivos y peor aún, en muchos casos, debidamente autorizados.

Desde inicios de la década de 1970 cuando habitaban la región ártica cerca de 5.000 osos, la población fue aumentando hasta los 25.000 osos que hay en la actualidad. Sin embargo existe una campaña mundial muy enérgica para que sean declarados «especie en peligro de extinción», con total prescindencia de lo que indiquen los datos de campo. Entonces cabe preguntarse ¿por que eligieron a los osos polares para protagonizar esta nueva saga mediática del cambio climático?

No cabe duda que la utilización de animales le agrega efectividad al mensaje tocando la fibra emocional de la opinión pública. Además, resulta evidente que si se llegara al extremo de declarar a los osos polares en peligro de extinción, –siendo la primera especie en esta condición por causa del calentamiento global– las multinacionales ecologistas habrán ganado otra batalla a la ciencia (el Ecologismo derrotando a la Ecología), asegurándose el flujo de recursos necesario para sustentar sus propias maquinarias burocráticas y lograr una subsistencia que a todas luces depende más de la existencia del problema que de su solución.

***

(1) IPCC – Panel Intergubernamental de Cambio Climático. Grupo de la ONU responsable de estudiar el calentamiento global
(2) Svensmark H. et al. (2006), «Experimental evidence for the role of ions in particle nucleation under atmospheric conditions». Proc. R. Soc. A 2007 463, pp. 385-396. doi: 10.1098/rspa.2006.1773.
(3) Stirling, I.,Lunn, N.J.,y Iacozza,J.(1999), Long-term Trends in the population Ecology of Polar Bears in Western Hudson Bay in Relation to Climatic Change. Arctic, 52(3), 294-306