Economía y negocios

¿Cuánta inversión requiere Venezuela?

Asdrúbal Baptista estima en 1,2 billones de dólares –que vendrían a ser 1,2 trillones en la terminología anglosajona- como el monto de inversión que debería desembolsarse durante los 15 años que comprenden entre 2010 y 2025 para producir crecimiento económico sostenido.

Por Andrés Rojas Jiménez | 28 de abril, 2010

¿Qué magnitudes de inversión tiene que acometer Venezuela en los próximos 15 años? La pregunta es difícil de responder. Empezando por la cantidad de recursos que se requieren, y sólo alguien con una visión cuantitativa de la economía nacional es capaz de atreverse a revelar esa incógnita.

Ésa fue, justamente, la interrogante que lanzó el economista Asdrúbal Baptista, investigador y docente del IESA, quien desde hace varios años viene formando la base de datos de la economía nacional incluso con información anterior a la constitución de Venezuela como nación en 1830.

Este experto dio una conferencia en la Universidad Metropolitana que se llamó “Requerimientos financieros para el crecimiento sostenido del país”, la cual auspició la Asociación Venezolana de Casas de Bolsa, como parte de su plan por incentivar la inversión y el ahorro interno a través del mercado de capitales.

“En 1983 comenzó  a caer el capital productivo por trabajador, es decir, un trabajador hoy tiene menos capital que uno hace 30 años”, dijo Baptista, quien en su presentación expuso láminas en las que predominaban gráficos de evolución de variables en el tiempo que revelan como el capital instalado en distintos sectores –por ejemplo el eléctrico o en el de viviendas- ha venido en declive desde finales de los años 70 y principios de los 80 del siglo pasado.

“El bienestar del país en los últimos 20 años ha venido cayendo”, aseguró Baptista ante una audiencia formada mayoritariamente por jóvenes universitarios.

Los datos revelan como, a mediados de los años ‘80, una familia poseía viviendas de 60 metros cuadrados, en promedio, y en la actualidad debe conformarse con 37 metros cuadrados. “Si el cálculo se hace por estrato social, en el caso más pobre no llega a 20 metros cuadrados”, asegura.

Sacando cuentas

En su exposición Baptista compartió algunas de sus preocupaciones como experto. La primera tiene que ver con el hecho de que los últimos gobiernos, no sólo el del presidente Hugo Chávez, no se han planteado planes orientados a la formación de capital, que por lo demás implica que los resultados se verán en mediano y largo plazo. “Nadie está dispuesto a abordar tareas que abarquen una generación”, dijo Baptista al referirse a su propia experiencia en el gabinete del presidente Rafael Caldera al inicio de su segundo gobierno en 1994.

La segunda preocupación se refiere al peso que se le da a los recursos financieros que aporta la renta petrolera, sin que la misma se oriente a la inversión. De igual manera le alarma que las autoridades no piensen que con ese dinero debería estimular la inversión privada, que en las propias gráficas de Baptista aparece en caída.

El economista lanza la cifra de 1,2 billones de dólares –que vendrían a ser 1,2 trillones en la terminología anglosajona- como el monto de inversión que debería  desembolsarse durante los 15 años que comprenden entre 2010 y 2025. “¿Quién va a hacer esta inversión?”, es la pregunta que lanza el experto, y acto seguido advierte que  “la renta del petróleo no alcanza para hacerla”.

El investigador del IESA desglosa esta cifra en tres partes:

* Solamente en el sector petrolero se requieren 352 mil millones de dólares

* La cifra se eleva a 410 mil millones de dólares para todas las actividades no     vinculadas con los hidrocarburos

* Alcanza el pico de 443 mil millones de dólares exclusivamente en la construcción de viviendas, principalmente para nuevas edificaciones aunque el monto incluye gastos de mantenimiento.

Otra vez el mismo error

El temor de que se asuma a la renta petrolera como el monto único que se necesita para acometer las inversiones que necesita el país tiene su explicación en la pasada experiencia venezolana, incluida la del actual Gobierno, y porque en las proyecciones de Baptista se asume que el precio del crudo aumentará en los próximos años. Por supuesto, una cotización con sus respectivos altibajos, propios de la volatilidad que exhibe este mercado que no sólo se rige por sus fundamentos de oferta y demanda sino también por aspectos políticos.

“En 2025 el precio llegará 337 dólares, lo que implica un crecimiento anual de 12%”, aseguró. Este dato llamó la atención de la audiencia porque los obligó a sacar la resta cuando menciona que ese mismo año el costo de un barril estará en 12,80 dólares, lo que la ganancia bruta por barril será de 324 dólares.

Por otro lado, las cifras en materia petrolera que menciona el economista señalan que la producción entre barriles refinados y extraídos sumará 4.500 millones de barriles anuales en 2.025, lo que implica un crecimiento de 196% con respecto al dato que indica para 2009 de 1.520 millones de barriles, también sumando volúmenes de barriles extraídos más los refinados.

A manera de colofón, Baptista no vaciló en cuestionar que Venezuela tenga el precio de la gasolina más barato del mundo. “Si tuviera que hacer una critica a la conducción económica del país es sobre el precio de los combustibles que pagamos los venezolanos. Un buen día a mi me van a pagar por poner gasolina”, dijo Baptista.

Andrés Rojas Jiménez 

Comentarios (1)

Alfredo Ascanio
13 de enero, 2011

Lo increíble de todo esto es que incluso en países comunistas, como en la antigua Unión Sovietica, se utilizaban la mismas formas de análisis que se hacen en todos los países capitalisas para invertir con eficiencia, sólo que cambiaban los nombres; por ejemplo, la inversión en activos fijos lo llamaban “fondos fijos de producción”, y la relación producto/capital lo llamaban: fondos fijos / producto; y la relación entre capital invertido vs. producto nacional, lo denominaban fondos fijos/renta nacional.Es que en Economía no se puede improvisar. Lo que si aparecía como una frase demagógica era la que señalaba: “todo el producto obtenido debido a la inversión pertenece a los trabajadores”. En resumen, invertir es un elemento vital para el progreso de una Nación, y si la inversión la realiza tanto por el sector público como por el sector privado, mucho mejor. Para conocer el tipo de análisis que realizaban los soviéticos, idéntico al que realizan todos los economistas, ver: “Economía de la Industria Socialista”, Editorial Progreso, Moscú, 1981.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.