Artes

Escritor, embustero

Por Francisco Suniaga | 30 de septiembre, 2009

cabrujasPor Francisco Suniaga

Si alguna fama tienen bien ganada los escritores es la de ser embusteros. Pero a diferencia de otros mentirosos, con intereses oscuros, al escritor lo mueve la necesidad de contar una buena historia. Esa necesidad, si no legitima del todo, por lo menos atenúa el dolor de mentir. Si una buena historia se cuenta como propia, ¿qué importa que no lo sea?

El embuste más común de un escritor, incluso cuando hace de narrador oral espontáneo que anima una velada con sus historias, es asumir el rol de protagonista de hechos o situaciones que en verdad les ocurrieron a otras personas. En su descargo, habría que añadir, se trata de cuentos entre cuyos requisitos para ser contados está el de contarlo en primera persona del singular. Si no se narra así pierde fuerza y narrar una historia así es peor que mentir.

Me contaba el editor Carsten Todtmann que, preocupado por el ritmo lento que llevaba José Ignacio Cabrujas escribiendo el ensayo para el libro Caracas (Oscar Todtmann Editores,1988), solía ir a conversar con él para ver cómo iba la cosa. Cabrujas se excusaba diciendo que estaba enredado ante la complejidad de Caracas y que no encontraba el perfil deseado para producir algo que fuese medianamente original. Todtmann, editor al fin y al cabo, trataba de aportarle algunas ideas, pero pasaban los días y el escritor nada que avanzaba.

Un día, con unos tragos de por medio, Todtmann le contó que hacía unos años, cuando trajo a su novia alemana a Caracas, ella quiso saber en qué lugar exacto de la ciudad había nacido él. Esa pregunta le pareció la excusa perfecta para acercarse hasta la esquina del Cuño, donde estaba la clínica Fleury Cuello, y mostrarle el antiguo caserón donde vino al mundo. Y, oh sorpresa, en el lugar no había nada, sólo algunos escombros donde merodeaba un gato. Carsten Todtmann pasó el camino de regreso tratando de explicarle a su novia que las cosas en Caracas eran así, que de repente algo estaba y después no estaba. Simple para una mente caraqueña (como la de Todtmann, a pesar del nombre), pero incomprensible para una alemana.

Dos o tres días después de aquella conversación con whisky, Cabrujas, con un “toma tu vaina”, le entregó a Todtmann un legajo: el maravilloso ensayo La ciudad escondida, el mismo donde se acuñó aquella frase definitoria de la caraqueñidad, “Mientras tanto… y por si acaso”.

En ese ensayo, centrado en el carácter efímero que todo tiene en esta ciudad, Todtmann se encontró con el siguiente episodio: “Me dio por enseñarle el lugar donde Matilde me trajo al mundo…De Poleo a Buena Vista Nº 11-B.Y fui con mi novia, muy a lo Sterne, al arcano vientre de este formidable natalicio. Pero no existía. Quiero decir no existía 11-B, no existía Poleo ni mucho menos Buena Vista, ni calle, ni barranco, ni sótano, ni nada. Ni siquiera la topografía, ni el consuelo de decirle, mira novia, tumbaron la casa, pero allí donde está ese taller mecánico, o esa quincalla de sirios, nació este servidor”.

La verdad de lo ocurrido nunca se sabrá. Imposible saber, por ejemplo, si la anécdota de Todtmann fue ese disparador de la creatividad que Cabrujas estuvo esperando para darle forma a su ensayo. Más aun, como quiera que a Todtmann le gusta escribir, quién sabe si lo que me contó efectivamente sucedió así o si fue otro el protagonista de “su” cuento. Finalmente, tampoco hay que olvidar que el suscrito escribe y, como todos los que lo hacen por la compulsión de narrar historias, también miente.

Francisco Suniaga 

Comentarios (7)

Sonia Duque
30 de septiembre, 2009

La fragilidad de la memoria es también cómplice de nuestra capacidad de mentir, pero no es la única. También creemos lo que queremos creer y eso nos ayuda a mentir.

Sylvia Dorante
30 de septiembre, 2009

Los Dragones somos animales quiméricos, por lo que la mentira se nos da muy bien. Cada vez que me acerco a la verdad me sorprende lo fácil que resulta engañarla, por eso no entiendo como la gente se deja seducir por ella.¿Qué sería de la realidad sin la mentira y la mentira sin talento y éste último sin humor?.Insoportable.

Sydney Perdomo
1 de octubre, 2009

Pienso que la imaginación juega con nuestras mentes obligándonos a plasmarla en papel…Si bien la mentira es parte de los alter egos de los seres humanos, bien vale la pena colocar lo que deseas ser ó a quien te quieras parecer…Vivimos en un mundo demasiado realista y cruel para estar encerrados todo el tiempo allí en el extremismo cotidiano, a veces es bueno dejar fluir la mente en cosas distintas y si se quiere idílicas, no tenemos la imaginación en vano, y si esta es mentira pues les invito a todos a mentir; claro siempre y cuando no afecte ó dañen a los demás (con mentiras perjudiciales salidas del plano ó del papel de escritor, es decir que te convierta en un enfermo mitómano por naturaleza)…Siempre que quede en historias mitos y leyendas de alguna manera inocentes, todo estará bien, pero sobre todo recordando siempre y tomando muy en cuenta que debes aterrizar, no perder tu centro y volver al plano real 😀

Mis saludos y respetos sinceros 🙂

Miguel Zapata
1 de octubre, 2009

No recuerdo cual escritor decía que la diferencia entre la ficción y la realidad es que la ficción debe paracer real. Los embustes narrativos tienen un límite, la posibilidad de hacerlos creíbles. Saludos y que bueno encontrar a Suniaga por estos refrescantes y estimulantes predios.

Nestor Mendoza
1 de octubre, 2009

Cito este poema de Juan Calzadilla que se ajusta con el texto de Suniaga.

LEVEDAD DE LA MEMORIA

Deberíamos a trevernos a narrar con lujo de detalles todo lo que nos pasa por la mente en una especie de diario donde nada real sucede. De este modo le ahorraríamos a la memoria tener que venir a auxiliarnos con un discurso torpe y lleno de ambigüedades después de que los hechos ya han pasado o no sucedieron. No importa que nos equivoquemos o que, exagerando la nota, lo que testimoniemos resulte ser, como en el caso de los poetas la obra de un gran embustero. Después de todo no se escribe sino sobre lo que uno imagina. Así lo que nos imaginemos sea lo único que en nuestras perras vidas nos ha pasado.

Adriana Ponte
28 de diciembre, 2009

Los escritores no mienten, simulan…que es distinto….

Querubín
23 de abril, 2010

Si se simula lo que no es o ha sido, pués es igual que mentir, pero sin dolo. Esa es la diferencia. Por lo demás es como tratar de establecer diferencias entre asesinato y crimen; todo asesinato es un crimen , pero no todo crimen es asesinato. La cosa vá por ahí.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.