Diario de Alejandro Oliveros

Diario: Semanario. El último poema de Shelley

Por Alejandro Oliveros | 25 de septiembre, 2009

percybysheshelleyPor primera vez en el proyecto “Semanario”, que consiste en traducir y comentar un poema cada semana para este diario literario, he escogido un texto del siglo XIX, tal vez estimulado por mis clases sobre el romanticismo en Inglaterra en la universidad. Percy (Percyval) Bysshe Shelley (1792-1822) fue uno de los tres grandes poetas del segundo romanticismo británico. Los otros dos: John Keats y Lord Byron. El que sigue no hubiese garantizado su inmortalidad. Lo he traducido por las circunstancias que estuvieron involucradas en su composición: poco días después moría cubierto por la aguas de la hermosa bahía de Lerici en la costa de Liguria.

VERSOS ESCRITOS EN LA BAHIA DE LERICI

Me abandonó en la hora del silencio,

cuando la luna deja de ascender

sobre el empinado azul del cielo,

y como un adormecido albatros

se mantiene sobre sus alas de luz

en la noche púrpura, antes de buscar su nido

de océano en las moradas de Occidente.

Me abandonó y quedé solo,

pensando en cada nota de música,

silente al oído, pero que el corazón,

encantado, puede escuchar como

si nacieran muertas y gravitaran

sobre el eco de la colina. Sintiendo

siempre, demasiado, ay! el suave

temblor de sus caricias, como

si aún hoy su mano acariciara,

temblorosa, mi rostro. Y, aunque ya ausente,

la memoria, más vívida que cualquier

fantasía, me la regresaba. Su presencia

había adormecido y domado

mis pasiones y sólo vivía en aquel tiempo

que había sido nuestro. Relegados

el pretérito y el porvenir, como si nunca

hubiese sido o han debido ser. Con la partida

del ángel de la guarda, el demonio

se apoderó del trono de mi corazón

adormecido. No me atrevía a expresar

lo que pensaba y, exhausto y agitado,

me senté a observar los barcos sobre

el océano ancho y brillante, cuando

se deslizaban, cual carruajes alados

por espíritus que los condujeran a un elemento

más sereno de cultos lejanos y extraños.

Como si hacia alguna estrella del Elíseo

navegaran los veleros en busca

de una poción para sanar una dolencia

tan dulce y amarga como la mía.

Y el viento, que otorgaba alas a su vuelo,

llegaba, fresco y ligero, de la tierra.

Y el aroma de aladas flores,

la frescura de las horas de rocío

y el suave calor del día, se perdían

en la refulgente bahía. Mientras

el pescador, con su lámpara y arpón,

en medio de los escolios atravesaba

y capturaba peces que habían llegado

a adorar el iluminado engaño.

Felices aquellos a los cuales el placer

apaga los sentidos, el pensamiento

y la culpa que el placer deja, destruyendo

solamente la vida, pero no la paz.

A finales de 1997, en ruta hacia Milán, abandoné la “autostrada” para realizar una corta visita a la costa lígure, la misma que acoge a poblaciones marítimas tan acogedoras y hermosas como Portofino o Santa Margarita Ligure. Pero no habían sido las atracciones topográficas o urbanas las que habían propiciado mi desvío. Quería, en primer lugar, conocer Rapallo, donde había vivido Ezra Pound durante un buen tiempo y donde recibió reiteradas visitas de W.B. Yeats. En segundo lugar, quería asomarme a las aguas sedientas que habían acabado con la vida de Shelley en aquel naufragio del velero “Don Juan”, propiedad del poeta. Una semana antes escribió este poema dedicado a su amante, Jane Williams, la mujer de Edgard Ellesker Williams, su compañero de navegación aquella tarde aciaga del 8 de julio de 1822.

Alejandro Oliveros Alejandro Oliveros, poeta y ensayista, nació en Valencia el 1 de marzo de 1948. Fundó y dirigió la revista Poesía, editada por la Universidad de Carabobo. Ha publicado diez poemarios entre los que figuran El sonido de la casa (1983) y Poemas del cuerpo y otros (2005). Entre sus libros de ensayos destacan La mirada del desengaño (1992) y Poetas de la Tierra Baldía (2000).

Comentarios (1)

Sydney Perdomo
1 de octubre, 2009

¡Vaya idilio oculto!; Profundo poema, de seguro su recorrido hacia aquellos sitios han de resultar exultantemente fascinantes… ¡Excelente Nota!

Mis saludos y respetos sinceros 🙂

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.