Diario de Alejandro Oliveros

Diario: Miguel Ron Pedrique

Por Alejandro Oliveros | 24 de abril, 2009

Caracas, miércoles 22 de abril de 2009

En la universidad toda la mañana, trabajando en la programación del semestre venidero. Había pensado, para mí, en un curso de literatura comparada sobre a relación de la lírica del Siglo de Oro y la que se escribía para esos momentos, o antes, en Inglaterra. Hace años traté el asunto en mi libro sobre la poesía barroca. Allí incluí dos breves ensayos sobre las afinidades del trabajo de John Donne y los de Quevedo y Góngora. Con ambos se relaciona el inglés aunque fue un poco anterior a los hispanos. Con Quevedo por el culto a la muerte y las implicaciones metafísica de lo que escribió en versos. Con Góngora, por el alambicado tratamiento de estos asunto y su fracturada sintaxis. No obstante, las exigencias del programa me han llevado a considerar un curso sobre romanticismo europeo con especial consideración a su desarrollo en Inglaterra. El programa sería algo así:

ROMANTICISMO EUROPEO

1.- Consideraciones sobre la sociedad y literatura europeas a finales del XVIII. El desgaste del absolutismo y la decadencia de la aristocracia. Orígenes del espíritu burgués (Groeytheusen) y la necesidad de una revolución burguesa. La Ilustración y el neoclasicismo. Voltaire en Francia y Dryden y Samuel Johnson en Inglaterra. Agotamiento de un modelo y su sustitución por otro. Fin del “Ancient Regime” y de todo lo que sostuvo en economía y arte.

2.- Venganza y triunfo de Jean-Jacques Rousseau, gran profeta de la sensibilidad burguesa. La primera revolución de la burguesía: París 1789. Una nueva sensibilidad y una nueva literatura que la exprese. La hegemonía del yo y el desplazamiento de la sociedad en poesía. Redescubrimiento de la verdadera naturaleza, las voces preteridas de folklore. El buen salvaje y la sociedad mala. La soledad es mejor que la ignara compañía. La negación de la polis y la huida hacia el campo. La “confesión” como género literario. Los paseos y ensoñaciones de un caminante solitario.

3.- El romanticismo en Alemania. La noche, la oscuridad, la enfermedad y la muerte se ponen de moda. La muerte es romántica: Sophie von Kuhn, la musa de Novalis y modelo de todas las demás musas del romanticismo. El suicidio como una de las bellas artes: Werther. La música de Schubert, su viaje de invierno. La sentimentalidad como criterio, mientras más sentimental, mejor la obra de arte. La falacia Empática y el asalto a la razón.

4.- De los bosques de Alemania a los lagos de Inglaterra. Redescubrimiento del verdadero genio de Shakespeare. La adaptación de Coleridge de las ideas sobre el Bardo de los hermanos Schlegel y Herder. Shakespeare como el primero y más grande de los románticos que en el mundo han sido.

5.-La poesía de Samuel Taylor Coleridge. El opio como “voie royale” de la inspiración. “Kublai Kahn” como muestra. La melancolía como atributo del poeta: “Ode on Dejection” la “Balada del viejo marinero”. Alucinación, imaginación, desesperación. Coleridge se esconde detrás de la figura de Hamlet para justificar su hundimiento. Aparición del “hero demens”, el poeta maldito.

6.- William Wordsworth y la hipertrofia del yo. Sus teorías sobre la sintaxis poética: directa, coloquial, como la que suele usar el hombre con su vecino. Influencia de sus teorías en el siglo XX. El poema más largo del período: Preludio o de “Cómo yo, William Wordsworth, le canté al pana William Wordsworth a los largo de más de 100 páginas”.

Luego vendrían, Byron, Kyats y Shelley.

*******

8.05pm

Una llamada de la querida Malena Sánchez Peláez, me entera de la muerte, hoy en la mañana de Miguel Ron Pedrique. Fue mi gran amigo durante muchos años y padrino de mi hija Constanza. No pocos de los mejores momentos de mi vida los pasé a su lado . Trabajamos juntos en lo que ahora es Ministerio de la Cultura y compartimos infinidad de lecturas y no menos frascos de licor. Fue el primero que escribió en serio sobre mi poesía y la siguió leyendo con atención crítica. Era uno de esos hombres que le rinde culto a la amistad y la celebraba como el más precioso de los dones. Conocerlo y amarlo fue un privilegio. Recordarlo será un placer y un honor. God be with you, Miguel, if you like the company.

Alejandro Oliveros Alejandro Oliveros, poeta y ensayista, nació en Valencia el 1 de marzo de 1948. Fundó y dirigió la revista Poesía, editada por la Universidad de Carabobo. Ha publicado diez poemarios entre los que figuran El sonido de la casa (1983) y Poemas del cuerpo y otros (2005). Entre sus libros de ensayos destacan La mirada del desengaño (1992) y Poetas de la Tierra Baldía (2000).

Comentarios (5)

Isabel
24 de abril, 2009

Linda nota sobre la muerte mi papá…

Isabel, desde NYC

Carlos R. Alvarado Grimán
25 de abril, 2009

Que gran mente ha dejado de alumbrar!

Luis Montes
25 de abril, 2009

Me he enterado esta mañana de la muerte de Miguel. También por la prensa me enteré del deceso de su hermano. Por distintas circunstancias le dejé de ver hace unos cuantos años. La última vez que lo vi fue en la librería Suma, y le recomendé un libro del también recientemente fallecido, Rafael Del Águila: La Senda del mal. El mundo académico muchas veces suele ser ingrato y cruel. De golpe nos damos cuenta que los amigos nunca estuvieron. No sé cuántos lo recordarán de los que en otros tiempos compartían vino y mesa. Yo lo recordaré en el silencio y en el anonimato…

antonio crema acosta
6 de mayo, 2009

Miguel fue parte de mi hogar, de mi formacion , fue un gran maestro y muy buen amigo… después de tantos años , por azar de la vida me radiqué 5 años en Margarita donde de nuevo me encuentro con el, departimos varias veces en las pocas barras disponibles y decentes en la isla, era una persona clara y con quien se podía dialogar por horas sin ser ofendido por no compartir sus principios, siempre lo recordaré con especial afecto, es de esas personas que se irán fisicamente , pero seguiran andando con nosotros por mucho tiempo.

Déborah
13 de mayo, 2009

apenas ayer me he enterado de la muerte de Don Miguel, a quien admiré y con quien me encariñé, yo simplemente le hacia las transcripciones de sus poemas y sus cosas lo conocí hace ya poco más de 6 años y desde entonces aprendí algo sobre política y poesía con don Miguel, sobre todo disfrutaba esas conversaciones que tuve la oportunidad de compartir con él y algunos de sus amigos, me sorprendió mucho la noticia, ….simplemente quiero decirle un hasta luego y que Dios lo bendiga, Besos Don Miguel….

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.